Política de Cooperación al Desarrollo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

La cooperación al desarrollo la inició la Unión Europea en los años cincuenta con los países africanos. Para hacer frente a las lagunas que tenía el Tratado de Roma, respecto a la cooperación al desarrollo, la Comunidad Europea ha ido incorporando un conjunto de instrumentos de cooperación  Los países en desarrollo se han beneficiado de las ventajas que se ofrecen a todos los países en desarrollo.

La Política de Cooperación al Desarrollo tiene por objetivo contribuir al objetivo general de desarrollo y consolidación de la democracia y del estado de derecho y al respeto de las libertades y de los derechos humanos.

La base jurídica para los acuerdos de cooperación al desarrollo está en el artículo 130Y del Tratado CE. En el Tratado de Maastricht la Política de Cooperación al Desarrollo (título Xvll) aparece como una política comunitaria, complementaria a las llevadas a cabo por los Estados miembros (artículo 130 U, l) favoreciendo: el desarrollo económico y social de los países en vías de desarrollo y en especial de los países más atrasados; la inserción armoniosa de los países en vías de desarrollo en la economía mundial; y la lucha contra la pobreza en estos países.

Prácticamente todos los países en desarrollo han suscrito acuerdos bilaterales con la Unión Europea. Dependiendo del tipo de acuerdo se incluyen preferencias comerciales y asistencia financiera o cooperación económica.

Relaciones con los países mediterráneos

Los países mediterráneos fueron los primeros en establecer relaciones económicas y comerciales especiales con la Unión Europea. Tradicionalmente, las relaciones con los países mediterráneos han sido de tipo preferencial, basadas en razones, de vecindad, políticas, económicas y sociales. Los tipos de acuerdos son de asociación y de cooperación global. En la mayoría de estos acuerdos no existe reciprocidad para la UE es decir, la Unión no tiene ninguna contra prestación o ventaja comercial respecto a lo que ella concede.

Los países mediterráneos tienen una gran importancia estratégica y económica para la Unión Europea. En conjunto son uno de los principales socios comerciales de la Unión. En abril de 1995 el Consejo aprobó un informe, donde se definían los elementos de lo que debería ser una asociación euromedíterránea para reforzar la política de la Unión Europea en favor de la paz, la seguridad y el bienestar en el Mediterráneo. En la relación económico-financiera se incluye la consecución de un área de libre comercio y una ayuda financiera sustancial a establecer progresivamente hasta el año 2010. Para esa fecha deberá haberse liberalizado el comercio de productos agrícolas, los servicios y los movimientos de capitales.

Los Acuerdos Euromediterráneos. El Programa MEDA

La Conferencia Euromediterránea de Barcelona, en diciembre de 1995, sentó las bases del diálogo político-económico para el fortalecimiento de la democracia en el área, el respeto de los derechos humanos y el apoyo a la integración de sus economías. La base jurídica de las medidas de cooperación lo constituye el Reglamento MEDA, aprobado por el Consejo el 23 de julio de 1996. El Reglamento MEDA se viene considerando el principal instrumento de cooperación económica y financiera de la asociación euromediterranea. Desde el punto de vista económico se han concluido una red de Acuerdos de Asociación con países del sur estableciéndose un entramado de relaciones para fortalecer la cooperación en distintos ámbitos. La iniciativa Euromediterránea iniciada en la Conferencia de Barcelona se ha visto sistemáticamente afectada por el fracaso del proceso de paz.

El Programa de 1998 estaba inspirado en los programas Phare y Tacis ( MEDA I) Y se modifico en el año 2000 (MEDA II) permitiendo a la UE aportar una ayuda financiera y técnica a ciertos países: Las intervenciones del Programa MEDA tienen como finalidad llevar a cabo los objetivos de la colaboración euromediterranea en tres ámbitos: 1. refuerzo de la estabilidad política y la democracia, 2. creación de una zona de libre comercio euromediterranea y desarrollo de la cooperación económica y social, y 3. consideración de la dimensión humana y cultural.

En julio de 2008, se reunieron en París los jefes de Estado y de gobierno Euromediterraneos, para revitalizar los esfuerzos dirigidos a transformar el Mediterráneo en un área de paz, democracia, cooperación y prosperidad, donde acordaron reforzar los elementos centrales del Proceso de Barcelona. En diciembre de 2008, el Comité de las Regiones de la UE a mes de un Dictamen, decidion fomentar la creación de una Asamblea Regional y Local Euromediterranea (ARLEM), como plataforma permanente de dialogo, lo mismo que se ha hecho a nivel de los Parlamentos nacionales.

Los tres pilares en los que descansa el nuevo marco de cooperación de la UE con los países limítrofes de la cuenca mediterránea, con el objeto de transformar la zona en un área de estabilidad económica, política y social, definidos en la Conferencia Euromediterránea de Barcelona de noviembre de 1995, son:

  1. Diálogo político reforzado.
  2. Mayor cooperación económica y financiera.
  3. Renovada dimensión social, cultural y humana.

La estabilidad política y la asistencia para la transición económica, supone desde el lado comercial, la creación de una zona de libre comercio entre la UE Y los países mediterráneos, en un plazo comprendido entre 10 y 15 años, con total respeto a los principios de la economía de mercado y al pluralismo político.

Países ACP. Del Convenio de Lomé al Convenio de Cotonú

Se conoce por las siglas ACP, a los países de África, Caribe y Pacífico que tienen en general, lazos históricos y políticos con algunos países de la CE. Las relaciones con los países ACP son de carácter preferencial y están articuladas en base a las sucesivas Convenciones de Lomé.

La Convención de Lomé era el programa de ayuda establecido por la Comunidad Europea para los países ACP y era el programa de ayuda de países desarrollados destinado a países en vías de desarrollo de mayor envergadura del mundo. Las condiciones del Convenio de Lomé se negociaban por ambas partes y se actualizaban en reuniones periódicas. El primer Convenio de Lomé entró en vigor en 1975.

Aparte del Convenio de Lomé, la UE ha desarrollado de forma progresiva, otros instrumentos de cooperación con los países en desarrollo, a los cuales pueden optar también los países ACP. El último convenio firmado fue el de Lomé IV, que abarcaba el periodo comprendido entre el año 1990 y el año 2000. Con el Convenio de Lomé se establecieron unas relaciones especiales entre la UE y los países de África, Caribe y Pacífico (Grupo ACP), en base a unos elementos, alrededor de los cuales, giraba dicha relación. Los principales elementos del Convenio de Lomé eran los siguientes: Régimen Comercial; Stabex; Sysmin; Protocolo del azúcar; y Cooperación financiera y técnica.

Los países ACP no constituyen ni una organización política ni una entidad económica, se estableció por razones históricas y se ha mantenido en el tiempo. Los Acuerdos de Lomé no habían servido para los fines que se habían previsto especialmente para ayudar a los países ACP, El sistema Stabex y el Sysmin resultaban muy caros y apenas cumplían su objetivo, que era estabilizar los ingresos por exportación de determinadas materias primas, de esos países. Como colofón final, y quizá lo más grave de todo, era el descenso de la participación de los países ACP en los mercados europeos a medida que el comercio mundial y el proceso de liberalización impulsado por las rondas del GATT/OMC habían ido erosionando las ventajas de los privilegios contenidos en los convenios de Lomé.

El Convenio de Lomé finalizó en febrero de 2000 y aprovechando este hecho, se iniciaron negociaciones en septiembre de 1998 entre la UE y los países ACP para revisar los resultados de 25 años de Convenio de Lomé. En febrero de 2000 concluyeron las negociaciones con un nuevo acuerdo UE-ACP que se firmo el 23 de junio de 2000 en Cotonou (Benin). El Acuerdo de Cotonou constituye una nueva fase en la cooperación entre la UE y los países ACP, cooperación iniciada en 1964 con la firma del Convenio de Yaoundé y continuado con los cuatro Convenios de Lomé. El objetivo del Acuerdo es promover y acelerar el desarrollo económico, cultural y social de los países ACP, además de contribuir a la paz y la seguridad y fomentar un entorno político estable y democrático.

El resultado es un nuevo enfoque para garantizar una mayor flexibilidad para la cooperación, basado en cinco pilares:

  1. Reforzar la dimensión política de las relaciones entre la UE y los Estados ACP.
  2. Conceder mas responsabilidades a lo países ACP con el fomento de métodos participativos, apertura a la sociedad civil, al sector privado y a otros agentes no estatales.
  3. Apoyar estrategias de desarrollo y concentrarse en la lucha contra la pobreza.
  4. Crear un nuevo marco de cooperación económica y comercial.
  5. Reformar la cooperación financiera.

El Fondo Europeo de Desarrollo (FED)

El Fondo Europeo de Desarrollo (FED) fue creado en 1958 por el Tratado de Roma (art. 131 y 136) es por tanto el instrumento de financiación más antiguo de la Unión Europea. A lo largo del tiempo ha venido financiando los sucesivos Convenios de Yaoundé (1 y Il) Y de Lomé (1, Il, III Y IV). Los recursos del FED son independientes del presupuesto comunitario.

Objetivos

El principal objetivo del FED es la promoción del desarrollo económico y social en terceros países, especialmente en los países ACP. Los objetivos de la financiación europea se determinan en base a programas de cinco años elaborados de común acuerdo entre la Unión Europea y los países beneficiarios. El FED no tiene personalidad jurídica propia. La Comisión Europea y el BEI administran los recursos del FED.

Operaciones y formas de intervención

Las operaciones del FED van dirigidas a la concesión de subvenciones a programas nacionales o multinacionales para:

  • Reformas económicas y estructurales.
  • Protección del medio ambiente.
  • Desarrollo rural y autoabastecimiento alimentario.
  • Educación y desarrollo socio-cultural.
  • Apoyo a la artesanía y pequeña y mediana empresa.

Relaciones con América Latina

Las relaciones bilaterales con estos países están basadas en los «acuerdos marco» de cooperación.

La estrategia comunitaria respecto a esta región está basada en tres ejes fundamentales:

  • Apoyo institucional y consolidación de los procesos democráticos.
  • Lucha contra la pobreza y la exclusión social.
  • Apoyo a las reformas económicas y a la mejora de la competitividad.

Relaciones con Asia

De forma similar a las relaciones con América Latina, con Asia, la UE ha llevado a cabo acuerdos de cooperación no preferenciales con algunos países. En 1980 se llevó a cabo un acuerdo regional con los países de la Asociación del Sureste Asiático (ASEAN), estableciéndose un marco de cooperación, comercial, económica, de promoción del desarrollo y de diálogo político. El año 1994 marca el inicio de un periodo fructífero de acuerdos entre la UE y algunos países asiáticos, con el objetivo de incrementar las relaciones comerciales, las inversiones, la protección del medio ambiente y la cooperación política.

En Europa se considera una prioridad en la política exterior de la UE, a las relaciones con Asia, haciendo hincapié en la diferencia de enfoques e instrumentos a aplicar según el grado de desarrollo en el que se encuentren los países, seleccionando sectores prioritarios para la cooperación económica.

El Programa PHARE

A través del programa PHARE la UE está encargada de coordinar la ayuda de los países industrializados hacia los países del Este y Centro de Europa. El programa PHARE, se estableció en 1990 y se pretendía apoyar las reformas económicas y políticas de Hungría y Polonia, en especial al sector privado. En el Consejo Europeo de Madrid (diciembre de 1995), se señaló que la estrategia de preadhesión confirma el papel del programa PHARE como instrumento financiero de primer orden, para propiciar la futura adhesión de los países asociados, al reestructurar sus economías y adaptar la legislación al acervo comunitario. El éxito inicial del programa ha hecho ampliarlo al resto de los países del área, incluyendo otras líneas de actuación. Los recursos del programa PHARE, proceden fundamentalmente del FMI, del BM Y de la OCDE. Entre los sectores prioritarios para la ayuda figuran los siguientes: agricultura y desarrollo rural; reestructuración de las empresas, bancos y financiación; inversiones; medio ambiente; formación profesional; asistencia técnica; educación; programas de privatización; I +D.

El Programa TACIS

La Unión Europea desempeña un papel muy destacado en los países del Este y Centro de Europa y en la Comunidad de Estados Independientes (CEI). El programa TAClS Es un apoyo a las reformas económicas de los países de la CEI, los países de la antigua Unión Soviética. Hay varias fases del programa. Su objetivo es proporcionar asistencia técnica, experiencia y adiestramiento a esos países.

CARDS-Programa de Asistencia a los Balcones Occidentales

Desde principios de la década de los años 90, los Balcanes Occidentales han estado recibiendo ayuda de la Unión Europea, a través de diferentes instrumentos, según las necesidades concretas de cada país. En diciembre de 1999, en el Consejo Europeo de Helsinki, los jefes de Estado y de gobierno, consideraron El Programa CARDS constituye el principal soporte financiero del Proceso de Estabilización J Asociación, iniciado a raíz de la cumbre de Zagreb en noviembre de 2000. El objetivo del Programa es estrecharlas relaciones de la UE con los países beneficiarios hasta una eventual adhesión a la UE, lo que ha proporcionado un giro sustancial a la ayuda, orientándose a partir del establecimiento del Programa CARDS hacia la creación de capacidad, desarrollo social y transformación de sus economías hacia el funcionamiento de la economía de mercado.

Cooperación regional en el Mar Báltico

Como consecuencia de la solicitud del Consejo Europeo de Madrid de 1995, el 10 de abril del año siguiente, la Comisión adoptó una comunicación relativa a una iniciativa de cooperación regional en el Mar Báltico. La primera reunión de los Jefes de Gobierno del Consejo de Estados del Mar Báltico se celebró en Visby (Suecia), los días 3 y 4 de mayo de 1996. La Comisión propuso reforzar la cooperación regional, especialmente la democracia y la promoción de contactos entre instituciones y ciudadanos de los distintos países, la integración de los sistemas de transporte y energía, protección del medio ambiente y la promoción del turismo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.