Qué es un análisis DAFO y cómo hacerlo correctamente

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

En cualquier empresa u organización, además de centrarse en la organización del trabajo operativo del día a día, es fundamental detenerse de cuando en cuando y analizar la situación de la empresa, ver si algo está fallando o qué se puede mejorar, etc. Muchas empresas y organizaciones utilizan el análisis DAFO para ello. En este artículo vamos a contarte qué es un analisis DAFO y cómo hacerlo correctamente.

¿Qué es un análisis DAFO y cómo hacerlo en tu empresa?

DAFO da nombre al análisis formado por las siglas Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades (también conocido en el mundo anglosajón como SWOT (Strengths, Weaknessess, Opportunities and Threats). Según los expertos, el análisis DAFO fue creado entre 1960-70 por Albert S. Humphrey, en colaboración con el Stanford Research Institute, con el objetivo de descubrir las fallos en la planificación corporativa.

Este análisis es aplicable a cualquier industria y rama del negocio y permitirá a la empresa realizar un diagnóstico tanto interno como externo para conocer la situación de la compañía y su actividad en el entorno y el mercado. Una vez se realiza este diagnóstico, con las conclusiones del mismo, la empresa tendrá la posibilidad de definir la estrategia a seguir para realizar los cambios que se estimen oportunos, todo ello con el objetivo de maximizar la productividad y su posicionamiento en el mercado, en aras de aumentar la rentabilidad de la compañía.

Qué es un análisis DAFO y cómo hacerlo en tu empresa

Pasos a seguir: ¿cómo hacer un análisis DAFO?

Antes de comenzar a describir qué es un análisis DAFO y cómo hacerlo en tu empresa siguiendo los distintos pasos necesarios, es importante situar cada una de las siglas que componen DAFO en la esfera de la compañía (análisis interno o externo):

Análisis interno

En el análisis interno de la compañía se sitúa el estudio y detección de las Debilidades y Fortalezas propias, donde se ponen en jaque las diferentes áreas de la compañía, tales como:

  • El departamento financiero: se estudian las diferentes variables de la situación financiera de la empresa (liquidez, deuda, rentabilidad y beneficios de la compañía etc.)
  • El marketing: se analizan las ventas, el posicionamiento de mercado de la compañía, así como las diferentes campañas realizadas, gamas y segmentos de productos, la satisfacción del cliente etc.
  • La producción: se estudia la capacidad de la compañía para producir los bienes y servicios que se ofrecen en el mercado, poniendo en la balanza el trabajo, el capital y otros factores necesarios para cumplir con los objetivos de prestación de servicios o producción de bienes.
  • Organización corporativa: se estudia la estructura corporativa y gobernanza del negocio a todos los niveles, así como la viabilidad y puesta en marcha de la cultura empresarial (creencias, políticas internas y valores)
  • Recursos Humanos (RRHH): se analiza la productividad del capital humano basándose en indicadores (KPI’s) clave para la concesión de objetivos; para tratar de encontrar un equilibrio con la estrategia de la organización y condiciones adecuadas para obtener la máxima productividad del personal.
Qué es un análisis DAFO y cómo hacerlo en tu empresa para mejorar

Análisis externo

En el análisis externo se sitúa el estudio y detección de las Amenazas y Oportunidades en base a factores externos a la compañía. Aquí se ponen en el punto de mira la búsqueda de nuevas oportunidades de negocio en base a las tendencias de los consumidores y la disrupción de la competencia y los proveedores con el objetivo de que la compañía se posicione en la vanguardia del sector o sectores en los que desarrolle su actividad. Esto se hace con la finalidad de evitar que las limitaciones y amenazas aboquen a la empresa a quedar desfasada.

Puede ocurrir en algunas compañías a causa de no realizar un correcto análisis DAFO e invertir tiempo y capital en la gestión del cambio, por el miedo a equivocarse o por destinar los fondos a otras áreas del negocio.

Concretamente, se estudiarán 3 puntos esenciales de cara a definir las estrategias para luchar contra las amenazas e ir a la caza de oportunidades:

  • El mercado: se estudia a los consumidores, sus necesidades, deseos y comportamientos; y, por supuesto, la forma de aportar valor real a estos consumidores. Es muy importante tener siempre una mentalidad con una orientación clara hacia el cliente, hacia su satisfacción como usuario de la compañía.
  • El sector o sectores donde se desarrolla la actividad empresarial y la competencia: analizar el conjunto de las tendencias, proveedores, fabricantes para buscar la fórmula que coloque a la empresa como pionera del sector
  • El entorno: Aquí incluiremos todas aquellas variables que no dependen de la organización pero que pueden afectar directamente, como puede ser la situación económica mundial, nuevas regulaciones o políticas que afecten al negocio, avances tecnológicos y los cambios sociológicos de la población.

Tras realizar correctamente este análisis DAFO las compañías aumentan el conocimiento real de la misma, lo cual suele ser de gran ayuda de cara a orientar sus estrategias y decisiones correctamente en cada momento, a corto, medio y largo plazo.

Por todo ello, es importante que periódicamente se desarrolle un Análisis DAFO para no quedarse atrás y estar en continua búsqueda de nuevas oportunidades, potenciando lo que funciona bien y esquivando lo que funciona mal.

.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.