Warren Buffett: ¿el mejor inversor del mundo? ¿Cuál es su fortuna?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Uno de los inversores más importantes del mercado financiero mundial, Warren Buffett también se encuentra entre los más ricos del planeta. En 2019, su fortuna se estimó en casi 90 mil millones de dólares.

El capital social proviene de su papel como presidente y accionista principal de Berkshire Hathaway, una empresa de inversión fundada en la década de 1960 y que actualmente tiene participaciones en decenas de empresas como Apple, Coca-Cola, Visa y Kraft-Heinz.

Antes de ser presidente de Berkshire, Buffett superó de forma constante los índices Su0026P 500 y Dow Jones, durante décadas, aplicando los conceptos de inversión en valor y gestión de riesgos para multiplicar su capital.

Su rendimiento medio de más del 20% anual durante las últimas 5 décadas y sus lecciones de vida le han valido a Warren Buffett el sobrenombre de “Oráculo de Omaha”, en referencia a la ciudad del medio oeste estadounidense donde vive.

El inversor también recopila frases ingeniosas, las más populares son: “Invertir en negocios que cualquier idiota pueda manejar porque, un día, un idiota puede hacer eso”; y “La diferencia entre la gente exitosa y la gente realmente exitosa es que la gente realmente exitosa dice que no a casi todo”.

¿Cómo empezó su andadura en las finanzas y cómo se hizo rico Warren Buffett?

Buffett nació durante la Gran Depresión en Estados Unidos. Hijo de la editora de un periódico, Leila, y Howard Buffett, corredor de bolsa, quien tras perder su trabajo, decidió montar su propia empresa de inversiones.

A la edad de siete años, tomó prestado el libro 1.000 maneras de ganar 1.000 dólares de Frances Mianker en la biblioteca de su ciudad. Le gustó lo que leyó y, en los años siguientes, devoró los libros de inversión de la biblioteca privada de su padre.

A los 11 años hizo su primera adquisición en la bolsa de valores: tres acciones de Cities Services, actualmente conocida como Citgo, propietaria de refinerías e infraestructura de distribución de combustible, controlada desde 1986 por la estatal venezolana PDVSA.

Warren Buffett: emprendedor nato

Además de su interés inicial en la inversión, Warren Buffett comprendió desde el principio que necesitaba ganar dinero. Para complementar los 5 centavos a la semana como paga que le daban sus padres, se hizo repartidor de periódicos de puerta en puerta y vendía de todo lo que podía llevar, desde chicles hasta Coca-Cola. El pequeño empresario hacía entregas a las seis de la mañana, hora en la que, según él, no tenía que rendir cuentas a nadie. Ya demostró que le gustaba ser su propio jefe.

inversor multimillonario warren buffet

A los 13 hizo su primera declaración de impuestos sobre la renta y recibió un reembolso de $ 35 por el uso de su bicicleta y reloj al entregar los productos. Dos años después, cuando las ventas de periódicos valían 175 dólares a la semana, Buffett utilizó parte del dinero para comprar máquinas de pinball, distribuidas en salones de belleza en Omaha, con un amigo. Ese mismo año, vendió el derecho de la empresa por 1200 dólares.

Así, en su adolescencia, con el fruto de su trabajo e inversiones, ya había acumulado 9.800 dólares (equivalentes a más de 100.000 dólares en valores de hoy).

Aprendiendo con la práctica

Bajo la presión de su padre, Warren Buffett acordó dejar sus empresas temporalmente y entró en la escuela de negocios de la Universidad de Pensilvania.

Ansioso por terminar sus estudios y comenzar a invertir de nuevo, aceleró el ritmo y en tres años se graduó en administración en la Universidad de Nebraska, donde trasladó su expediente.

Sin embargo, el siguiente paso en su vida académica fue la frustración: Buffett fue rechazado por la prestigiosa Universidad de Harvard. Como segunda opción, escribió a uno de sus autores favoritos, el economista David Dodd, de la Universidad de Columbia, diciéndole que le gustaría ser su alumno y que había sido aprobado para cursar allí su carrera.

La influencia del profesor hizo que el joven estudiante consolidara el estilo que marcaría su forma de trabajar en las siguientes décadas: analizar en profundidad los fundamentos de las empresas y adquirir empresas a precios bajos (concepto que cambió recientemente, al afirmar que vale la pena invertir en buenas empresas, aunque no sean especialmente baratas).

Oratoria: el curso que cambió su vida

Al finalizar sus estudios, Buffett trabajó como vendedor de inversiones durante tres años y como analista de seguros en la empresa de su mentor, durante otros dos. Después, decidió regresar a Omaha y hacer un curso de oratoria que efectivamente cambiaría su vida.

Prueba de ello es que, en su oficina en Berkshire, Buffett no exhibe su licenciatura de Columbia. En la pared está el certificado de la escuela Dale Carnegie, donde aprendió a hablar en público.

En 1956 fundó Buffett Partnership Ltda., creada con familiares y socios con 105.100 dólares, con una inversión de solo 100 dólares del propio Buffett. Su estrategia comercial también era diferente a la de la competencia: no cobraba comisión de administración, pero sí una comisión de alto rendimiento del 25% de todo lo que superaba una ganancia acumulada del 6%.

estrategia de warren buffett

Seis años después de su fundación en 1962, la empresa tenía un valor de 7 millones de dólares y el rendimiento de la cartera había superado fácilmente al del índice Dow Jones. El rendimiento neto anual media fue del 24,5% durante más de una década, en comparación con el 7,4% del índice de referencia del mercado norteamericano.

Durante su trabajo gestionando Buffett Partnership, conoció a Charles Munger, con quien formaría una de las parejas más conocidas en el mercado financiero global durante las siguientes décadas.

El método de inversión de Warren Buffett

El tiempo y el interés compuesto son el gran amigo del paciente inversor. En sus conferencias, el multimillonario suele recordar una frase atribuida a Albert Einstein de que “el interés compuesto es la fuerza más poderosa del universo”.

Para ilustrar el concepto a los legos en la materia, a Buffett le gusta contar la historia de un matemático que, al ser recompensado por su rey, le pidió que pusiera un grano de maíz en la primera casa, dos en la segunda y luego sucesivamente lo doblara hasta la casa 64. Si el Rey aceptaba, tendría que tener 18 millones de granos.

Para darle al interés compuesto la oportunidad de hacer su magia, Buffett usa la estrategia de compra y retención. Aprovecha las bajas de los mercados para comprar empresas en las que cree y busca cambiar muy poco su cartera. Una clara señal del impacto del interés compuesto es que de su fortuna de 87.000 millones de dólares, el 99% se acumuló después de los 50 años.

La importancia del conocimiento

En sus clases con su tutor, Warren Buffett aprendió a buscar empresas que cotizan por debajo de su valor, por lo que realiza análisis cuidadosos del balance, la gestión, el mercado y los resultados de la empresa. Todo para estar seguro de que está haciendo una buena inversión, después de todo, el objetivo es mantener su cartera durante décadas.

Dedicado a la lectura, Buffett pasa la mayor parte de sus horas de oficina leyendo, desde periódicos y revistas hasta informes de la empresa y balances. Reconociendo que no comprende el funcionamiento de diferentes sectores, suele mantener sus inversiones en entornos que domina. Si, por un lado, esta consistencia le produjo retornos espectaculares, al no arriesgarse en nuevos mercados, perdió algunas oportunidades, como invertir en el gigante de comercio electrónico Amazon. Un error, según él mismo, corregido con su primera aportación en 2019.

Protección empresarial

A lo largo de las décadas, el megainversor ha acumulado participaciones en marcas reconocidas como Coca-Cola, Kraft-Heinz, Visa y Apple, que, en su opinión, tienen ventajas competitivas sobre sus competidores.

warren buffett mejor inversor del mundo

Al comparar el negocio de estas empresas con un castillo, Buffett ve su reputación como una brecha que impide que la competencia ocupe su lugar. Si un usuario acepta pagar más por un iPhone que por un Android similar solo para asociarse con la marca Apple, por ejemplo, significa que esta empresa ha construido un sistema de protección alrededor de su “castillo”.

Conocido por adquisiciones importantes, como la sociedad 3G Capital de Jorge Paulo Lehmann para controlar Kraft-Heinz, Buffett, al comienzo de su carrera, no tenía suficiente fuerte para mover el mercado. En sus primeros años, buscó cualquier empresa que fuera barata. Una de esas gangas era una empresa textil centenaria en dificultades económicas, cuyo nombre sería conocido por todos los inversores: Berkshire Hathaway, la empresa con el valor más alto del mundo por acción en la actualidad (una única acción de esta compañía está valorada en 327.401$).

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.