John Stuart Mill: ¿quién fue este famoso economista?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

John Stuart Mill (1806 – 1873), fue un destacado filósofo político del siglo XIX. Mantuvo opiniones radicales para la época, defendiendo el sufragio universal y la igualdad para las mujeres. También fue un filósofo utilitarista, una filosofía que busca la mayor felicidad para el mayor número de personas. Mill refinó el utilitarismo original de Jeremy Bentham, aunque es mejor recordado por su breve exposición de la teoría de la libertad individual y el derecho a la libertad de expresión. En “On Liberty” John Stuart Mill argumentó que la libertad individual solo podía ser restringida por el estado si sus acciones dañaban la libertad de los demás.

Primeros años

John Stuart Mill nació en Londres, el 20 de mayo de 1806. Su padre James Mill fue un filósofo y economista escocés, que se movió en importantes círculos intelectuales. El joven Mill fue educado por su padre y Jeremy Bentham, el principal exponente de la filosofía utilitaria. Su padre esperaba que John se convirtiera en un intelectual líder para avanzar en la filosofía del utilitarismo, y John superó las esperanzas y expectativas de su padre. A la edad de ocho años, dio grandes pasos para llegar a hablar latín y griego con fluidez y convertirse en un gran lector. También se educó en las ideas económicas más importantes de la época, como David Ricardo y Adam Smith.

Sin embargo, su intenso estudio provocó que sufriese un ataque de nervios cuando tenía 20 años. Mill expresó que este colapso estaba relacionado con la intensidad física y mental de sus estudios, que le negaban la oportunidad de otras actividades. Sin embargo, después de este ataque, sus intereses se ampliaron, disfrutando la poesía de Wordsworth y viajando por las montañas.

Vida personal de John Stuart Mill

En 1830, conoció a Harriet Taylor, quien se convirtió en amiga y compañera de toda la vida. Cuando se conocieron, Harriet estaba casada con John Taylor. Pero, a pesar de su matrimonio, la pareja se acercó y pasó mucho tiempo juntos. Aunque tuvieron una relación casta, la estrecha amistad escandalizó a la sociedad victoriana y por ello fueron parcialmente excluidos de algunos círculos sociales.

John Stuart Mill y su mujer

La amistad con Taylor se basó en una fuerte simpatía intelectual. Compartieron ideas similares y Mill trató a Taylor como una igual. John tenía la firme convicción de que las mujeres deberían ser tratadas por igual y deberían poder votar, una posición considerada radical en la primera parte del siglo XIX. Mill le dio crédito a Harriet por haber influido en muchas de sus obras, como “On Liberty”. Otras publicaciones, como “Subjection of Women” (1869) fueron escritas principalmente por Taylor, pero llevaban el nombre de John Stuart Mill.

En 1851, después de la muerte de John Taylor, la pareja se casó, pero después del matrimonio, Harriet sufrió tuberculosis y murió a los siete años de estar casados. Después de su muerte en 1858, su hija Helen dejó su carrera como actriz para ser secretaria y asistente personal de Mill. Los dos trabajaron muy bien juntos.

Carrera política

John Stuart Mill se hizo conocido como escritor, escribiendo muchas obras filosóficas y políticas importantes. Fundó “London Review” en 1834 y dos años más tarde compró “Westminster Review“, fusionando las dos en una influyente revista londinense. También fue autor en la revista “Harper’s” y del “Fortnightly Review“. A pesar de sus opiniones radicales, fue invitado a presentarse como candidato independiente de Westminster en 1865. Fue elegido, ayudado por su sólida reputación de ser independiente y reflexivo. En ese momento, “The Times” comentó que era poco probable que muchos de sus electores estuvieran de acuerdo con sus políticas radicales, pero estaban dispuestos a elegirlo por sus cualidades personales.

Como miembro electo de Westminster, fue el primer diputado en presentar un proyecto de ley que pedía que las mujeres tuvieran derecho al voto. Aunque fue derrotado, defendió con fuerza su posición y fue un hito importante para la campaña sufragista. Mill también pidió la extensión del voto a todos los adultos y la introducción de la representación proporcional.

John también se opuso a la esclavitud y habló en contra del colonialismo en las Indias Occidentales. Estas opiniones contribuyeron a que perdiera las elecciones de 1868. Aunque Mill estaba asociado con el partido liberal, era más radical que los diputados liberales.

También publicó varios tratados sobre el tema de la mujer, como “The Subjection of Women“, escrito en gran parte por su mujer, en el que explicaba cómo la opresión de la mujer se basaba en un conjunto de prejuicios que obstaculizaban gravemente al desarrollo de la humanidad.

Pensamiento social

Aunque John Stuart Mill fue influenciado por el utilitarismo, una teoría que dirige a las personas a trabajar por la mayor felicidad para el mayor número de personas, también trabajó para proteger los derechos de las personas, en particular de las mujeres. El interés de Mill en la reforma social surgió de su creencia de que la mayoría de la población niega la libertad a los individuos, ya sea mediante leyes o mediante juicios morales y sociales.

El tema de la libertad individual se repite a lo largo de sus escritos. John creía que una persona puede hacer lo que quiera, siempre que las acciones de esa persona no dañen a otros. Sostuvo que los gobiernos no tienen derecho a inmiscuirse en los asuntos de un individuo, incluso cuando promulgan leyes diseñadas para el bien del individuo. De hecho, la única razón viable para que exista un gobierno en primer lugar es proteger al individuo para que experimente seguridad en tiempos de paz, defensa en tiempos de guerra y seguridad contra el fraude y el engaño.

Economista John Stuart Mill

Los pensamientos de Mill sobre la libertad individual lo llevaron a descubrir el poder de la emoción en la vida y los pensamientos humanos. Debido a la tutela de su padre, su mente había sido entrenada para pensar de manera rígida y mecánica, sin dejar lugar a las emociones. Después de su colapso mental, llegó a sentir que el énfasis de su padre en la vida contemplativa sobre la física estaba mal enfocado y que la emoción nos permite conectarnos de una manera real y válida con la naturaleza y con nuestro yo natural.

Además, las emociones unen a las personas en un vínculo único, y la relación de John con la Sra. Taylor le brindó la oportunidad de reflexionar sobre esta idea. Esta transformación en su pensamiento lo llevó a humanizar la severidad inherente del utilitarismo, tal como lo practicaban su padre y Jeremy Bentham, que solo buscaba poner al descubierto los principios del placer y el dolor, tal como se hicieron evidentes a través de las asociaciones negativas y positivas del castigo y el dolor. En consecuencia, se convirtió en un fuerte activista de los puntos de vista socialistas, los derechos de la mujer, las reformas políticas, los sindicatos y las cooperativas agrícolas.

Pensamiento económico de John Stuart Mill

Los “Principles of Political Economy” (Principios de Economía política) de Mill se publicaron por primera vez en 1848 y pasaron por varias ediciones. Economía política es el término que usan los escritores del siglo XIX para referirse al estudio de lo que hoy llamamos macroeconomía, aunque sus practicantes, como Adam Smith, Mill, David Ricardo y Karl Marx, eran más filosóficos y menos empíricos en sus métodos que los economistas modernos. En este libro, Mill examina los procesos económicos fundamentales en los que se basa la sociedad: la producción, la distribución de bienes, el intercambio, el efecto del progreso social en la producción y la distribución y el papel del gobierno en los asuntos económicos.

En este libro, John Stuart Mill convierte la economía clásica en un área de investigación filosófica viable al explorar lo que la gente realmente quiere y lo que la economía puede medir y evaluar. El enfoque de la economía de Mill se basa en su creencia en la superioridad del socialismo, en el que la producción económica sería impulsada por cooperativas propiedad de los trabajadores.

Con este fin, sostiene que las leyes de producción pueden ser leyes naturales, pero las leyes de distribución son creadas y promulgadas por seres humanos. En otras palabras, la riqueza es el producto final natural del trabajo, pero la distribución de la riqueza está determinada por las decisiones y la voluntad de las personas reales (la élite) y no es simplemente parte del orden de la naturaleza. Mill lleva este punto de vista bastante lejos, sosteniendo que las leyes e instituciones humanas pueden y deben determinar cómo se distribuye la riqueza. Así, para Mill, la economía está estrechamente ligada a la filosofía social y la política.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.